icono_header.jpg REVALORIZANDO COMUNIDADES Y TERRITORIOS RURALES  

Firma de convenio de Cooperación entre MAG, CNAF y PDRR

23 de Noviembre de 2017 23.11.2017

Fb Tw Pin



Esfuerzo de incidencia desde diferentes plataformas de diálogos.

América Central es la región tropical donde se prevén los mayores cambios en el clima a futuro. Dichos cambios afectarán la seguridad alimentaria por lo que tendrán consecuencias en el bienestar de las familias centroamericanas, especialmente las familias pobres de las zonas rurales, particularmente las encabezadas por mujeres y las que tienen un acceso limitado a la tierra, infraestructura, educación y asistencia técnica. 

El Salvador, es considerado uno de los países en Centroamérica más vulnerables bajo riesgos climáticos agravados por una situación ambiental precaria. En 2014 el país ocupó el 3º lugar en el Índice de Vulnerabilidad y Adaptación al Cambio Climático en la Región de América Latina y el Caribe, y en 2016 se ubicó en el puesto 12 en el índice de Riesgo Climático Global. Actualmente, tiene la menor oferta de agua por persona en Centroamérica, encontrándose muy cerca de la cifra crítica de escasez, esto es causado por el alto nivel de degradación de los ecosistemas, bosques primarios, malas prácticas agropecuarias y de urbanización, y medidas inadecuadas de distribución y utilización del agua.

Además, el país es altamente importador de alimentos, especialmente frutas y verduras, según la FAO, en las últimas décadas El Salvador ha dependido de más del 60 % de la importación de alimentos. A ello agregamos, la crisis rural que atraviesa la agricultura en El Salvador, la cual presenta serios desafíos frente al cambio climático, la degradación ambiental, la pobreza, la exclusión rural, las afectaciones a la salud humana y la creciente e insatisfecha demanda de alimentos para la población. 

Ante este escenario, el Comité Nacional de Agricultura Familiar (CNAF), con el objetivo de generar una transformación agropecuaria resiliente ante el cambio climático en El Salvador, busca incorporar la propuesta de soberanía alimentaria, encaminada a la implementación de la agroecología como una alternativa sustentable que contribuya a lograr los siguientes objetivos: 

a) Recuperar los agroecosistemas degradado, restaurar los servicios ambientales o ecosistémicos, incrementar la biodiversidad; b) Aumentar rendimientos sustentables de la agricultura familiar campesina e indígena. c) Garantizar la satisfacción de las necesidades alimenticias y nutricionales locales y el desarrollo del campesinado productor de alimentos, especialmente de las mujeres y juventudes. 

Por su parte, el actual gobierno de El Salvador, en el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019, Capítulo V, relacionado a los Objetivos, estrategias, lineamientos y metas quinquenales bajo el lema “Buen Vivir”, se ha comprometido a generar condiciones que contribuyan a: “Dinamizar la economía nacional para generar oportunidades y prosperidad a las familias, a las empresas y al país” y “Transitar hacia una economía y una sociedad ambientalmente sustentables y resilientes a los efectos del cambio climático”. 

(Comité Nacional de Agricultura Familiar)